Desde hace décadas, la maca ha sido consumida en los Andes peruanos, llegando actualmente a diversas partes del mundo. Para obtener maca en polvo se comienza con la selección de las raíces de maca por colores. Luego, los tubérculos son cortados y deshidratados a temperaturas cercanas a los 45°C. Es así que obtenemos el producto preparado para molienda y pulverización.

 

La maca ofrece una serie de beneficios físicos gracias a su alto valor nutritivo. Se incluye como un elemento básico para su dieta diaria, beneficiándolo con vitaminas, minerales, aminoácidos y esteroles vegetales, incluyendo las vitaminas B1, B2, B, C, D, E, hierro, potasio, cobre, magnesio, selenio, fósforo y calcio. Es una comida rica en fibra y una buena fuente de proteína vegetal. La raíz de maca es también una fuente de ácidos grasos, y contiene cuatro alcaloides únicos (macaina 1, 2, 3 y 4).